Descontrol sexual

Descontrol sexual

Hace unos días leí un comentario hecho por un incrédulo que decía: “Cortale de entrada a un cristiano que te quiera evangelizar diciendo: no tengo dinero y me gusta el sexo”. Con esto lo que quería decir es que un cristiano que te quiere evangelizar lo único que busca es tu dinero y reprimirte sexualmente y al decirle estas cosas le quitarías el interés de hablarte. Por un lado trata al cristiano de codicioso y timador y por otro lado de represor sexual, ¿es esto así?.

Con respecto a lo primero por lo general los cristianos son gente humilde y trabajadora en su gran mayoría y también las iglesias cristianas en casi su totalidad son congregaciones que se establecieron en zonas marginales y carenciadas para cumplir con el mandamiento de Cristo de llevar la Palabra de esperanza al pobre, desventurado, enfermo, etc. algunas pocas iglesias, muy pocas, tienen un ingreso superior a la media pero también invierten sus recursos en muchas obras sociales con los mas necesitados. Si bien es cierto que hay timadores y los que hacen lucro del evangelio estos son los mínimos en comparación con las innumerables congregaciones que trabajan para expandir la Palabra de Dios y siempre será injusto juzgar a todos por unos pocos.

Leer todo el articulo »

Ejercito de Zombies

Ejercito de Zombies

Me sorprende como muchos padres se “preocupan” que sus hijos se vuelvan cristianos ya que según ellos se volverán “fanáticos” y eso no desean para ellos. Sin embargo no les preocupa que salga promiscuos, bebedores, viciosos, farristas, deshonestos, que fracasen en sus matrimonios a causa de la infidelidad, y hasta le instan a ser fanáticos por un club de futbol (el problema no es el “fanatismo aparentemente, el problema es por quién se es “fanático”). Me dirán que tampoco quieren eso para ellos pero no hacen nada para evitarlo, mas bien lo avalan con una falta de ejemplo consecuente y con una filosofía relativista tan arraigada ya en la mente de la mayoría de la población. El hipócrita lema de esta sociedad es: “hace lo que quieras siempre y cuando no le dañes a nadie”, sin embargo fomentan una cultura de conducta egoísta y como único fin la autosatisfacción. Se fomentan el vicio y el descontrol, fomentan la cosificación de la mujer como un mero objeto sexual con el rotulo de “sexy” o “audaz” exponiéndolas como mercaderías en programas de entretenimiento, llaman a lo malo bueno, fomentan la falta de valores a través de los medios, la publicidad y el arte y todo esto indefectiblemente trae placer a pocos y dolor a muchos. Y la sociedad ahí, sin hacerse mayores planteamientos.
“Ten sexo libremente”. “Prueba todo”. “No te reprimas”. “Divertite”. “Para cuando la vida”. “Abre tu mente”. Son algunos de las frases que invitan a vivir de manera disoluta y no contento con eso crean argumentos “racionales” para demostrarte que “no tiene nada de malo”.
A mas de esto utilizan figuras de influencia que instan a los incautos a seguir viviendo la vida de una manera descomprometida y trivial. Estas figuras (por lo general artistas o personas vinculadas al espectáculo o la farándula) que son admiradas meramente porque se inventó alrededor de ellas y de una manera mediática y forzada la idea de “exitoso/a” y “feliz” siendo que por lo general ellos mismos son los abanderados del sinsentido y el fracaso personal. Cada tanto se desnuda las miserias de estas personas en sus vidas personales y la gente en vez de cuestionarse quienes son realmente sus referentes de opinión y los resultados del estilo de vida que plantean y viven siguen, como una ejercito de zombis, marchando hacia una destrucción moral, emocional y espiritual que ya mucho dolor a causado pero aun hay espacio para mas y, aparentemente, no han tocado fondo.

Muchas veces he recomendado como pastor aislar a una persona recién convertida de ciertos ambientes que podrían ser nocivos o un estorbo para que su fe crezca. Gente que vive en ambientes como barrios, amigos, trabajo, difíciles o muy expuestos que son una fuente de tentaciones que le impida desarrollar su fe o quitarlo de vuelta de ella. Hasta un punto y bajo ciertas circunstancias aún pienso lo mismo pero ayer al enterarme, una vez mas, que una persona a quien conozco se aparto de vuelta de la fe por culpa de sus amigos me estaba preguntado: ¿Dónde esta aquella declaración de la Biblia de que “mayor es el que esta en vosotros, que el que esta en el mundo” (1 Jn 4:4) o “en el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo”? (Jn 16:33) o la oración intercesora de Jesus que dice: “no te pido que lo quites del mundo sino que lo libres del mal” (Jn 17:15) o aquellas declaraciones de identidad que nos dio: “vosotros sois la sal de la tierra y la luz del mundo” (Mt 5:13-16), en otras palabras “agentes de cambio e influencia”. ¿Será que en una persona realmente convertida no pueda haber suficiente poder de Dios como para librarlo del mal, preservarlo e incluso afectar su ambiente?, ¿cómo es que muchos cristianos que dicen haber nacido de nuevo al poco tiempo son nuevamente arrastrados por sus amigos o ambientes donde desarrollan sus actividades?, ¿y el poder de Dios?, ¿y el Espíritu Santo?, ¿y la conversión?, ¿la regeneración? y ¿el ser una nueva criatura? o ¿ahora Satanás y el mundo tienen mas poder que todas esas cosas?. No podemos vivir en una cueva, el mundo esta ahí todos los días toda la hora en donde vayamos y se necesita ver el poder de Dios en la gente que ha creído y que predica de Cristo. A la gente que no esta en Cristo no le va a impactar mas de lo mismo, ya no les sorprende que hagamos lo que ellos hacen, si van a creer tienen que ver algo mas que una mera profesión de alguna religión nueva. Una vez mas me viene a la mente la recomendación de Pablo: “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo, está en vosotros, a menos que estéis reprobados? 2 Co 13:5. Cuando uno es verdaderamente cristiano se nota.