ChavezEl presidente venezolano Hugo Chávez en un arrebato de necedad e insensatez profirió una maldición al Estado de Israel. Nada pudo haber dicho más torpe. ¿Se imaginan si decía; “desde el fondo de mi alma te digo; Maldito seas Paraguay!”? O Argentina o Brasil?, ¿Cómo hubiéramos reaccionado?, diríamos cosas como: ¿Porqué se mete él en opinar sobre nuestra seguridad como nación?, ¿quién es él para maldecir a nadie? Lo único que hace es acarrear aún más discordia y enemistad en éste mundo ya de por sí violento.

Es grave que cualquier persona común maldiga, es muchísimo más grave que un mandatario maldiga, pues él es representante de un pueblo y como “cabeza federal” todo lo que diga salpica a todos los que están bajo su liderazgo, en este caso los venezolanos.

Si tanta ira le causó lo que ocurrió pudo sencillamente haber condenado el hecho como lo hicieron las demás naciones, pero, ¿maldecir?, que inmaduro y falto de carácter, eso le pasa por hablar mucho y no decir nada, “de las muchas palabras viene la voz del necio” Ec. 5:3. Igual que su maestro y mentor Fidel Castro, es amante de los largos y tediosos discursos de hasta cuatro horas y más de duración.

Espero una pronunciación de nuestro presidente Fernando Lugo, amigo de Chávez, creo que él, a pesar de haber tenido una doble moral como religioso, algo a de conocer la Palabra de Dios y la condenación que acarrea alguien que maldice y más aún a el pueblo de Dios. ”Maldeciré a los que te maldigan” dijo el Señor (Gn 12:3). Desde el mismo momento en que Chávez profirió esa maldición se convirtió en un “maldecido de Jehová”, y las consecuencias vendrán. “La boca del necio es calamidad cercana” Pr 10:14.

Desde el mismo instante en que profirió la maldición activo en su vida la consecuencia de haber desafiado la Palabra de Dios y desde este mismo momento, aunque por ahora no lo veamos, empezó un trato de Dios con el, solo es cuestión de tiempo. Es difícil imaginar que pasara con una persona así, joven, en la plenitud de su poder y popularidad que bien se podría decir que le quedan muchos años de poder e influencia, pero Dios tiene la ultima palabra como dice Daniel en 4:17: “La sentencia es por decreto de los vigilantes y por dicho de los santos la resolución, PARA QUE CONOZCAN QUE EL ALTISIMO GOBIERNA EN EL REINO DE LOS HOMBRES, Y A QUIEN EL QUIERE DA, y constituye sobre el al mas bajo de los hombres”
Como pastor cristiano no puedo callar ante semejante necedad de una persona que llena su boca de la palabra “Jesucristo”, pero maldice al pueblo que Él tanto amó y se olvida que el Salvador del mundo, en quien él dice creer, vino al mundo como judío.

Puedes ver el video acá: Chávez maldice al estado de Israel

« »