Intoleracia y discriminación

Intolerancia y discriminación. Estas son dos palabras claves que usan las comunidades homosexuales para coartar nuestro derecho de pensar distintos a ellos o de argumentar en contra de cualquier cosa que se oponga a sus ideas.

Es tan irónico que traten  de intolerantes o discriminativos por pensar distinto a ellos, me pregunto, ¿por qué no aplicar el mismo calificativo hacia ellos?, ¿por qué no pensar que ellos también son intolerantes con nuestra forma de pensar y estilo de vida que queremos vivir como heterosexuales defendiendo nuestros derechos naturales y legales?.

Intolerancia

Me gustaría saber bajo este contexto a qué se refieren los grupos homosexuales con la intolerancia. Desde un punto de vista práctico la intolerancia implica “prejuzgar algo sin una buena razón”. La Real Academia Española define a la tolerancia, en una de sus acepciones, como el “respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes y contrarias a las nuestras”. ¿No deberían también aplicar este principio las comunidades homosexuales con una sociedad mayoritariamente heterosexual y contraria a al estilo de vida homosexual?

Teniendo en cuenta que en su sentido práctico intolerancia sería “prejuzgar algo sin una buena razón” existen muchos motivos valederos para que la sociedad rechace el matrimonio homosexual, por lo tanto no es “intolerancia”. Esta oposición posee una razón. Esta razón no solo está apoyada por costumbres, sino por un marco científico de supervivencia de la especie y por códigos sociales que han constituido a la familia como núcleo de la sociedad compuesta por un padre, una madre y los hijos.

Con razones válidas podemos decir que el matrimonio homosexual no sería más que una moda o una tendencia minoritaria, que no posee sustento científico que lo determine como algo benigno para la preservación de la especie y, mucho menos, como un elemento transversal para la sociedad.

Toda búsqueda de derechos similares entre relaciones homosexuales y heterosexuales es incongruente e inconstitucional. Con respecto a esto nuestro marco regulatorio es claro y dice que; “en NINGÚN caso el interés de los particulares primará sobre el interés general”.

Siendo el matrimonio heterosexual de interés para la salud pública y un componente clave para la conservación de la especie, cabe esta pregunta: ¿puede el matrimonio homosexual gozar de iguales privilegios siendo una simple opción invocada por una minoría?

Algunos representantes de comunidades homosexuales insisten en la intolerancia de la sociedad hacia su estilo de vida. Sin embargo nunca e visto que ninguna comunidad religiosa o la sociedad se haya manifestado en contra de ellos y pidiendo algo que contradigan el artículo 25 de la Constitución Nacional que habla de que: “toda persona tiene derecho a la libre expresión de su personalidad”, nunca nadie se movilizó afectando ese artículo por lo cual creo que no hay ninguna intolerancia hacia ellos, más bien nos manifestamos en contra de lo que siendo anti natural quieren ponerlo como natural afectando la educación de nuestros hijos y violando incluso en algunos casos la patria potestad de los padres heterosexuales enseñando estilo de vida contrarias a las suyas en las escuelas a sus hijos (organizaciones homosexuales están visitando escuelas para “informar” a los niños de sus estilos de vida, bajo el lema de la “no discriminación”).

Sin embargo los grupos homosexuales organizados buscan socavar los cimientos de la sociedad queriendo imponer un estilo de vida contrario a los natural, afectando las costumbres y queriendo “re-educar” a nuestros hijos, todo esto a la fuerza sin importar lo que la mayoría de la ciudadanía piensa, así las cosas, ¿quiénes son los intolerantes?

Discriminación.

También los grupos homosexuales hablan de “discriminación” otro concepto engañoso.

Si la naturaleza misma creo macho y hembra, varón y mujer, para cumplir con funciones reproductivas y para atraerse emocional y sexualmente de manera natural, ¿cuál será el motivo para que dos personas del mismo sexo se atraigan y quieran tener relaciones sexuales?, yo creo que estas excepciones son sencilla y llanamente un fallo en algún área de la persona basada en experiencias traumáticas o situaciones especiales de índole emocional, mental y espiritual. Pregunto, ¿es natural eso?, ¿legalizaremos algo antinatural como natural?

No aceptar como algo natural lo que es antinatural ¿se le podría llamar discriminación?, ¿la naturaleza también discrimina?

Ver pornografía es algo malo y destructivo pero mirarlo en la privacidad no es un delito según las leyes humanas, pero si el porno adicto quiere ver pornografía en la plaza de comidas de un shopping en pantalla gigante delante de niños y familias y nosotros queremos impedirlo, ¿nos juzgaría esa persona de ser discriminativos o intolerantes?, ¿tendría razón al afirmar algo así?, por supuesto que no!, puede hacer lo que quiera en su privacidad pero de ahi a ponerlo como algo normal y público, no!.

Quiero citar una frase que dice: “Lo malo sigue siendo malo aunque todos digan que es bueno y lo bueno sigue siendo bueno aunque todos digan que es malo”. La verdad no puede ser consensuada la verdad está por encima de la opinión o el criterio de la gente, no puede ser alterada por las circunstancias o las excepciones y mucho menos por opciones de vida que van totalmente en detrimento del resto de la sociedad.

« »